PERSPECTIVA CONTEMPORÁNEA

Entrevistas y artículos escritos luego de la muerte de Gurdjieff en 1949

RECORDAR ÉL TRABAJO INTERIOR

Por Jessmin Howarth

Todos sabemos que Gurdjieff consideraba su sistema de Movimientos como una parte esencial de su Enseñanza. Han pasado ahora 60 años desde que éstos Movimientos fueron enseñados a grupos por primera vez. Esto fue cuando Gurdjieff estaba enTiflis. Dio a los alumnos de Madame de Salzmann, cantidades de seres cielos de atención y coordinación. Más tarde, se volvieron obligatorios para cualquiera que quisiese estudiar con él.

Cuando durante la revolución, pudo escapar de Rusia con algunos de sus alumnos, Gurdjieff también enseñó a este grupo, adaptaciones de los Movimientos Derviches y Rituales Sagrados que había visto en Asia Central.
Con el fin de atraer interés hacia su trabajo, estos Movimientos fueron mostrados al público en Constantinopla.
Dos años más tarde, cuando llegó a Francia y trabajó en el Prieuré con sus alumnos rusos y otros ingleses. Gurdjieff preparó un programa mucho más extensivo de las “Danzas Sagradas” que fue mostrado en el Teatro de Champs Elysees de París. En 1924, llegó a América y presentó demostraciones en Nueva York, Filadelfia, Chicago y Boston. Desde entonces, estos Movimientos han sido preservados.

Durante el verano del año 1924 y después, cuando Gurdjieff escribía “Relatos de Belcebú a su Nieto”, los Movimientos se practicaban regularmente, primero aquí en Nueva York (desde 1925) por los grupos de Orage , luego en Inglaterra(desde 1936-1938) por los grupos de Ouspenski y en París por los grupos de Madame de Salzmann. Justo antes de que comenzara la segunda guerra mundial, Gurdjieff reasumió la Enseñanza y continúo con el trabajo en París a pesar de la ocupación alemana.

Este fue un período extraordinario: creó cantidades de ejercicios, combinaciones y secuencias; calculados matemáticamente, diseñados para ayudar a sostener la atención y comprender lo que ahora llamamos sensación, para proveer choques y nuevas impresiones e incitar hacia ciertos sentimientos y estados de recogimiento. Un gran número de estos ejercicios, él “ 39” y otros los dejó a nosotros aquí en Nueva York durante la primavera de 1949, unos meses antes de morir y estos Movimientos han sido estudiados desde entonces.

Algunos de ustedes han trabajado con el Señor Gurdjieff en aquellos tiempos y otros desde entonces. Todos, creo, habrían encontrado que a través de la práctica de los Movimientos, uno tiene experiencia directas que conducen, a través del cuerpo y los sentimientos, a una comprensión de varias de las ideas del Trabajo que podrían, sin este medio, permanecer como teoría.

En los Movimientos, nos damos cuenta que las aves estamos despiertos en nuestra propia vida-interior y exteriormente . Vivimos que siempre reaccionamos de una manera condicionada y habitual; nos percatamos de que nuestros tres centros principales: mente, cuerpo y sentimiento, radiales trabajan juntos o en armonía.
Comenzamos a intentar movernos intencionalmente-no mecánicamente-y descubrimos, hasta aquí en nosotros, muchas posibilidades inesperadas. Encontramos que uno puede recoger su atención; que uno puede, por momentos, estar despierto y tener una sensación total de uno mismo; que una serenidad de la mente, una conciencia del cuerpo y un interés del sentimiento, pueden ser unidos y, que esto, resulta en un estado más completo de atención en el cual la fuerza de la vida es sentida y uno está sensible a influencias más elevadas. Por lo tanto, uno tiene un sabor de cómo la vida puede ser vivida diferentemente.

Por ese esto así, los Movimientos son sagrados. Con la ayuda de Madame de Salzmann y los Instructores que nos envía desde París, intentamos mantener los Movimientos tan puros, o cuando fueron enseñados por primera vez y protegerlos de la distorsión.

Esta noche, nuestra clase compartirá con ustedes, el trabajo que están haciendo en Movimientos al día de hoy . Deseamos compartir memorias del Señor Gurdjieff-, como, cuando él dictaba una serie de actitudes y ritmos que parecían imposibles de realizar, él respetaba nuestro esfuerzo individual y nos ayudaba a recordar nuestra verdadera meta repitiendo más de una vez, “¡Recuerden el Trabajo Interior!”. “¡Recuerden el Trabajo Interior!”.

Para aquellos que están mirando, quizás podrían intentar descifrar en los ejercicios-especialmente los Movimientos en Grupo-el lenguaje del Señor Gurdjieff y comprender la expresión de los Movimientos-Verdades-Verdades Humanas-Verdades Cósmicas, las leyes que descubrió durante una vida de búsqueda y sacrificio. También recordamos que, a veces, cuando habíamos logrado salir adelante en una difícil serie de las llamadas Multiplicaciones u otro Movimiento basado en el Eneagrama, que él Señor Gurdjieff, viendo una aproximación a lo diseñado, al diagrama que él había intentado mostrarnos, gritaba para nuestra sorpresa: “¡Bravo!” “¡Bravo!”.

Publicado por primera vez en la Fundación Gurdjieff:Abril 1995-1996.Jessmin Howarth dio esta charla durante la celebración del aniversario del nacimiento del Señor Gurdjieff en la ciudad de Nueva York a principios de 1980.