SOBRE EL PREFACIO DE RELATOS DE BELCEBU A SU NIETO-ORAGE


Este prefacio es al Libro (Relatos de Belcebú) lo que una obertura es a la opera. Las ideas que serán desarrolladas son levemente tocadas. El contenido no se expresa por afirmaciones directas sino enteramente por medio de parábolas. Compárese con El cuento de una bañera de J.Swift. El prefacio es llamado "Advertencia."
"Cuando comenzamos una nueva aventura, es costumbre en todas partes y siempre recitar en el nombre del Padre, del Hijo y también en el nombre de aquel Espíritu Santo, dichos que son conocidos solamente por los sacerdotes y unos pocos aprendices..."
El Padre es el centro mental
El Hijo es el centro instintivo
El Espíritu Santo es el centro Emocional.
El Centro Emocional "Superior”, o sea el "corazón", la capacidad de la comprensión emocional de las cosas tales como la reverencia, amor consciente, etc es el Espíritu Santo.
El libro entonces comienza con una invocación a los tres centros, en forma integral pero con especial atención al Espíritu Santo. Esto es, este Libro es para ser leído con el Corazón Real.
Es verdad que no es "costumbre en todas partes y siempre recitar tales palabras", al menos en nuestra experiencia, pero G. desea sugerir finalmente que los seres que viven en la normalidad deberían comenzar todas las aventuras en esta actitud de integración de todos los centros; y que en todo el resto del universo así lo hacen en realidad. Pero en nuestro pequeño rincón, debido a las condiciones locales, nosotros nunca emprendemos nada con esta actitud.
"...Por eso, poniendo mi mano en mi corazón (pero en paréntesis él agrega "el cuál es bien conocido que está bajo el estómago, o sea nosotros tomamos nuestro plexo solar por nuestro corazón. Nosotros no tenemos desarrollado una comprensión emocional real, no tenemos el Espíritu Santo, no tenemos la fuerza neutralizante.
Él dice "Yo no tengo el deseo de escribir este libro. Él se obliga a escribir por su Voluntad, la que es indiferente a su inclinación personal.
La actitud del Prefacio es la actitud de Belcebú: la actitud acerca de que la Auto-observación debe ser tomada por cada uno de nosotros.
Consideraciones importantes lo lleva a escribir el libro. Pero que es un libro? Luego: Comenzara con un prefacio, porque otros libros lo hacen, o sea seguirá los métodos convencionales tanto tiempo como sea necesario. Pero el Prefacio será una advertencia. El arte consiste en las variaciones conscientes de lo que es usual. Y el arte que conocemos ordinariamente es tan natural como la canción o el nido de un ave. El nido de un águila parece ser más perfecto que el de una perdiz, pero nosotros no le atribuimos ningún valor, similarmente con Shakespeare o Miguel Ángel. El no será una criatura de costumbres, pero usará las formas acostumbradas y le agregará algo no solamente diferente sino mejor y de esta manera cumplirá dos propósitos.
Él se dirigirá a sus lectores. Noten su tono. Esta es la actitud y la distancia que tomaremos al dirigirnos a nuestro objeto de observación. "Mis queridos, honorables y sin duda muy pacientes...", o sea no los tomará muy seriamente, sin identificación. Sorprendente pero no riguroso.
"...con la ayuda de Dios y por supuesto, con el permiso de las autoridades locales..." todas las convenciones y reglas de este planeta, esto es del cuerpo planetario.
La palabra 'local' en el Libro significa de este planeta. Nosotros somos escuálidos habitantes en el Cosmos.
El no usará el lenguaje de la "intelligentzia", o sea nuestro dialecto local de pensamiento, él no escribirá en el lenguaje de los gramáticos, no de los gramáticos de las palabras sino de la lógica. Resumiendo, las ideas en este libro no serán presentadas en nuestro patrón habitual de pensamiento.
Nuestra vida intelectual está basada en asociaciones fortuitas. Solo cuando nuestras asociaciones habituales son quebradas, podemos comenzar a pensar libremente. Nuestras asociaciones son mecánicas, toda una disposición de ánimo puede ser destruida, por ejemplo por el uso de una palabra con un grupo de diferentes asociaciones. (En medio de una discusión seria, introducir una palabra vulgar).