CHARLA DE CARLOS MATCHELAJOVIC SOBRE LA ENSEÑANZA DE GURDJIEFF

48.-Actitudes de vida y actitudes de Trabajo 22/6/86

Nosotros normalmente decimos “estamos en el Trabajo”, pero he asumido ya actitudes de Trabajo, o “estoy en el Trabajo” y sigo con actitudes de vida en el mismo Trabajo. Ese es el gran problema porque todavía no he transformado, entonces todo el Trabajo inevitablemente son ideas, cuando mucho entra en los viejos odres de mis actitudes de vida. Cuando estamos trabajando aquí prácticamente hay una posibilidad de entrenarse en esta dirección, al actuar no bajo la presión de la vida , la competencia de la vida, la eficiencia de la vida, la idea de ganar plata y todas esas cosas, sino estar en el Trabajo para estar fuera de la presión de la vida, entonces allí tengo una oportunidad. Esta oportunidad es si me doy cuenta de mis actitudes de vida, con las cuales estoy trabajando; es decir trabajo en la cocina a mi manera, como siempre lo hago, en carpintería, serrucho o clavo como siempre lo hago, significa que en realidad estoy tomado por el aspecto exterior de las cosas. Este “hacer” es un hacer entre comillas. Puedo ver que en realidad mis actitudes de la vida se prolongan y quieren hacerse inmortales dentro de mi vida al quedarse tal cual.
Todo esto está en conexión con mi rasgo principal, con mi defecto principal, que sin que me dé cuenta he puesto todas estas actitudes al servicio de ese rasgo. Estas actitudes se toman; por ejemplo tengo una actitud de vanidad, muy conocida y muy propagada entre nosotros; así esta vanidad se toma, tanto en mi cuerpo, en mi forma de hablar, en mi forma de mirar, en mis gestos y en todo lo que hago. O tengo amor propio y voy a hacer las cosas con las actitudes que corresponden al rasgo del amor propio.
Hemos puesto en las Tablas de la Ley estos dos lados: un lado es AUSENCIA DE MI, el otro es: PRESENCIA DE MI. Entonces la parte de la vida que se caracteriza con sus actitudes en las cuales estoy ausente en estas actitudes, la mayoría de las veces estoy identificado con las cosas que hago, y estoy considerando al hacer las cosas frente a otras personas, estoy disperso en mi mente pensando en otra cosa y haciendo las cosas mecánicamente, esto significa: que hago las cosas para ganar dinero, para ganar fama, obligado para que no me echen del empleo o porque tengo un negocio andando, tengo un consultorio andando, por mil motivos, eso me mantiene el ritmo de la vida pero estoy ausente en esto y en mis actitudes y cuando hago el Trabajo acá donde no hay esta presión de la vida y no es necesaria la identificación en la vida, con las personas, con el dinero, con todo ese trajín que ofrece la vida moderna, entonces es ahí donde tengo la posibilidad de introducir actitudes más conscientes, que corresponden más a mi presencia, y así puedo comenzar a parecer en este Trabajo con actitudes que pongo conscientemente. Aunque no me parezca así, las actitudes se toman solas. Normalmente las actitudes de la vida se toman, aunque tengo la famosa “I am doer illusion”, significa que yo soy el hacedor de las cosas pero esa es la ilusión, la ilusión del hacedor del yo, o la ilusión del Kundabuffer. Esta ilusión que soy el hacedor de actitudes, aquí puedo dejarla de lado y realmente aparecer yo mismo y tomar una actitud de Trabajo; por Ej.: llamo a mi mente que está vagando por un lado mientras estoy serruchando, cortando algo en la cocina o recogiendo limones o lo que sea. En este momento algo cambia porque me realizo en este trabajo, llego a una realidad del Trabajo. Algo en mí se hace disponible si coopero, es decir que no lo hago también mecánicamente y desde mi salsa. Así puedo experimentar algo muy interesante, que tiene en realidad mucho gusto, que salgo de las partes mecánicas de mis centros. Si Uds. miran su vida, ¿ no es terrible, no es vergonzoso, no es indigno del hombre? , que uno pase la mayor parte del tiempo en la parte más baja de los centros, con la mente en la parte formatoria, en la emoción solamente de pequeñas emociones, de emociones negativas, y motrizmente también, la mayor parte de nuestros movimientos son reflejos condicionados y no son movimientos propios, son movimientos imitados, gestos imitados de mis padres, de mi familia, del barrio, etc. Todo esto no necesita la parte más alta de los centros, entonces viene algo que nos hace mucha falta: cuando tomo una actitud más consciente en el Trabajo; también puedo sentir que entro en las partes medianas de mis centros donde tengo el gusto de algo, el gusto de saber más, el gusto de sentir más, el gusto de moverme en forma distinta y no solamente en la parte mecánica. Y ni hablar de las parte más altas de los centros, donde el centro motor puede descubrir nuevas maneras de trabajar. En realidad en los Movimientos se podría descubrir una nueva forma de trabajar, pero a pesar de tener disponible el maravilloso instrumento y el mundo enorme de los Movimientos –uno no puede conocer en toda una vida todos los Movimientos- y así uno los profana al entrar con actitudes de vida y trabajar en la parte más baja de los centros. Es muy conocido por Ej.: la imprecisión con los brazos, cuando es incómodo y necesita un pequeño acto de conciencia para poner mi brazo realmente arriba, miren para que se sientan aludidos, cuando digo arriba, el centro motor bajo está contento con esto, imagino que tengo el brazo recto arriba y en realidad no está vertical (lo muestra) porque no quiero desarrollar algo con todo mi movimiento y me contento con lo muy mediocre. Esta actitud de vida entra en los Movimientos y me gustan hasta cierto punto pero no me gusta entrar en la parte más alta de los centros, donde hay auto-corrección, donde hay búsquedas de nuevas formas de sentir los Movimientos.
A pesar de las hazañas técnicas, nuestra civilización tiene un punto de vista muy mediocre.
Regresamos a las actitudes, entonces Uds. ven qué cosas suceden en el Trabajo con el olvido de mí. No me recuerdo de mí mismo en mis actitudes y actuaciones en la vida. Aquí en el Trabajo puedo tratar por momentos de recordarme y salir del olvido, esta sería una actitud muy importante, significa que alguien está detrás de mí, que respalda el Trabajo y se da cuenta. Cuando me doy cuenta cómo hago las cosas o las cosas se hacen por sí mismas, debido a mi habilidad, la habilidad se convierte en este momento como una debilidad, desde el punto de vista del Trabajo, y el que no tiene habilidad y tiene que hacer un esfuerzo para este trabajo práctico, tiene una cierta ventaja, porque tiene que hacer un esfuerzo para adaptarse y buscar la forma de cómo hacerlo. Las actitudes de la vida tienen su nivel, y las actitudes del Trabajo tienen otro nivel diferente. Porque es un nivel donde comienza el mundo del darme cuenta de las cosas, que es un mundo, una zona muy amplia, que no comienza con la plena conciencia de mí mismo. La conciencia comienza con la idea que me doy cuenta cómo estoy y cómo estoy haciendo las cosas. Eso significa la existencia de un Yo de Trabajo que puede formarse. En la vida normalmente no tengo un Yo de Trabajo conmigo, me recuerdo vagamente de las reuniones, de la tarea, me recuerdo vagamente que ese día tengo reunión, pero no tengo conmigo como un testigo permanente, un Yo de Trabajo que no se pierde identificándose con las cosas, sino que se da cuenta cómo estoy haciendo las cosas y que me acompaña.
En resumidas cuentas, en realidad está en juego mi decisión de trabajar. Tengo un cierto deseo de trabajar, me acerco a los grupos, me acerco al Trabajo; me acerco a las ideas; después de la realización del Trabajo me pierdo, y no tomo literalmente una decisión que tiene que venir de una parte muy distinta, a cómo tomo las decisiones en la vida; en mi trabajo, en mis negocios, etc., sino que aquí se trata de una decisión que tiene que venir de una parte que todavía es relativamente débil en nosotros, porque la parte de la vida es muy fuerte, y la parte del Trabajo es todavía muy débil. Esta decisión de trabajar puede en mí evocar una cierta disponibilidad de trabajar. Necesito un enfoque diferente que no sea el caer de una cosa a la otra. En la vida la concatenación de los eventos y acontecimientos, se presenta y yo reacciono en cada caso en forma conocida pero en el Trabajo estoy frente a algo menos conocido, porque esta decisión todavía es débil, pero una vez tomada puede ayudar a que me haga disponible, para este trabajo físico que Uds. hacen necesitan en realidad una constante disponibilidad.